¿Qué son las habilidades sociales? | 8 consejos para comunicarte

✅ ¿Qué son las habilidades sociales? | 8 consejos para comunicarte

Comparte en tus Redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Las habilidades sociales son básicas para vivir en sociedad. Hablar de ellas significa hacer referencia a cómo nos relacionamos con los demás y con nuestro entorno. Es decir, se trata la capacidad que tenemos para desenvolvernos en el medio en el que vivimos, y con respecto a las personas que nos rodean.

Preguntarte si tus habilidades sociales se han desarrollado adecuadamente, o si, por el contrario, tienes dificultades para relacionarte, puede ser el primer escalón de ascenso hacia una vida más plena y feliz.

Seguramente, habrás oído en más de una ocasión decir que el hombre es un ser social. Esta expresión no se refiere a que vengamos con un software de habilidades, previamente instalado, cuando nacemos. Realmente significa que, viviendo en sociedad, el ser humano encontrará la mejor manera de desarrollar su existencia de forma plena y feliz. Pero, a veces, puede resultar complicado y, por distintos motivos, nos encontramos con dificultades para encajar, para relacionarnos y comunicarnos con los demás.

Y tú, ¿te sientes cómodo en las situaciones sociales? ¿Eres capaz de interactuar satisfactoriamente?

En cualquier caso, no debes olvidar que las habilidades sociales se practican, se aprenden y se mejoran. Y en este post encontrarás varios consejos que te ayudarán a empezar con dicho entrenamiento.

Consejos para comunicarte mejor

Las aptitudes sociales se adaptan a cada escenario en el que se desarrolla tu vida (trabajo, amigos, familia). Y, en el marco de todas estas relaciones, la comunicación es una pieza fundamental. Pero, a veces, también es la piedra con la que tropiezan nuestras habilidades sociales. Por suerte, hay ciertos consejos que puedes seguir para mejorarla.

1- Habla desde la sinceridad y la honestidad

Di la verdad sobre ti mismo y sobre lo que piensas. Porque una buena comunicación debe basarse en quién eres en realidad. Saca a la luz tus verdaderos pensamientos, sentimientos o intereses. Solo así el intercambio será realmente satisfactorio. Y solo así sentarás las bases de una relación saludable, en la que puedes mostrarte cómo eres realmente. 

No olvides que también puede brindarte la oportunidad de encontrar a alguien con quien compartir tus inquietudes.

2- Practica la asertividad

En consonancia con una comunicación protagonizada por la sinceridad está la práctica de la asertividad.

Esto supone expresar con claridad y de manera directa tus ideas, sentimientos o pensamientos, respetando siempre los de los demás. De esta forma, tus interlocutores sabrán a qué atenerse, y tendrán claro qué quieres, piensas o necesitas. Al mismo tiempo, evitarás que haya malas interpretaciones o confusiones.

3- Comunícate desde la empatía

Puede decirse que la empatía significa ponerse en el lugar del otro, intentando comprenderle.

Es un complemento indispensable para la asertividad, de tal forma que tus derechos asertivos no perjudiquen a tu interlocutor. Esto quiere decir que siempre debes tratar de tener en cuenta a los demás y a sus pensamientos, ideas y sentimientos.

4- Para ser escuchado, escucha

Conseguir comunicarte bien pasa por escuchar a los demás con atención y respeto, del mismo modo que quieres que hagan contigo. De esta forma facilitarás dos cosas: por un lado, fomentarás un clima de diálogo y por otro, podrás construir una respuesta adaptada al mensaje.

Sin olvidar que a todos nos gusta sentirnos escuchados y comprendidos; todos queremos sentir que importamos.

5- Elimina el egocentrismo de tu lenguaje

La tendencia a tomárnoslo todo de forma personal puede provocar que te sientas aludido y ofendido, aunque esa persona no esté hablando de ti.  De esta forma una frase, a priori inofensiva, puede llevar a un momento de incomodidad, si adoptas una actitud que los otros no pueden comprender. 

Piensa que no siempre se habla de ti. Ten presente que no toda conversación gira a tu alrededor, y no te des por aludido. Si alguien quiere referirse a ti, debe hacerlo directamente.

6- Reflexiona

La comunicación aconseja pararse a pensar sobre lo que ya se ha dicho, así como sobre lo que se quiere decir, antes de verbalizarlo.

Cuando hablamos sin pensar, la posibilidad de equivocarnos aumenta. A veces, nos precipitamos e interpretamos mal palabras o situaciones que nos hacen enfadar. Y podemos acabar hablando desde la agresividad y generando una reacción negativa en la otra persona.

Tómate tu tiempo y piensa en tus palabras. Si es necesario, verbaliza tu necesidad de pensar, o si lo prefieres discúlpate un momento para reflexionar a solas. Luego, más tranquilo y con las ideas claras, podrás continuar la conversación.

7- Suprime las quejas como tema de conversación

Si solo hablas para quejarte ocurrirán dos cosas:

  • Cuando no permites al otro tomar partido, la conversación se convierte en un monólogo.
  • Las quejas constantes inciden sobre nuestra visión del mundo. Y es inevitable que, ante tanta queja, esa visión se tiña de negativismo y pesimismo.

Con el tiempo, los demás quizás dejen de tomarse en serio tus quejas o, simplemente, decidan no hablar contigo. 

No concentres tus palabras únicamente en lo que te incomoda de tu vida. Piensa en cosas positivas, interesantes, agradables e inclúyelas también.

8- Interésate por los demás y haz cumplidos

Demuestra a los demás que su mensaje te interesa, y pregunta si no has entendido algo. De esta forma, la otra persona comprenderá que realmente la estás escuchando y dando valor a lo que dice. 

Ese interés creará un clima agradable donde la comunicación fluirá más fácilmente.

Pide ayuda

Estos 8 consejos son tan solo una introducción. Hay mucho más que puedes hacer para mejorar tus habilidades sociales. 

Un tema tan importante merece toda tu atención, y no hacer nada puede traer consecuencias negativas para tu vida. Problemas de comunicación o de falta de adaptación pueden acabar originando trastornos de ansiedad social, autoestima o fobias. Pero la entrada en escena de un profesional de la psicología puede ser de gran ayuda.

En mi consulta de Las Palmas reforzaremos juntos los cimientos de tus habilidades sociales. Te enseñaré a comunicarte mejor, a interactuar y a establecer relaciones satisfactorias. Estoy seguro de que una vida social completa y satisfactoria es posible para ti.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Guillermo Orozco

Guillermo Orozco

Psicólogo en Las Palmas de Gran Canaria. Graduado por la UNED y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo. Experto en Terapia de Pareja y Terapia Online.

Otros artículos que podrían interesarte: