Comprendiendo el amor: la teoría triangular del AMOR de Robert Sternberg

Comprendiendo el amor ❤️: la teoría triangular del AMOR de Robert Sternberg

Comparte en tus Redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El amor es algo que todos podemos experimentar pero que pocos podemos explicar. Dejando a un lado la visión idealizada y cargada de mitos del amor romántico, podemos definir el amor como un fenómeno complejo y multidimensional. Es un sentimiento que está mediado por variables biológicas, psicológicas, sociales y culturales. Por lo tanto, si queremos entenderlo y disfrutarlo plenamente, vale la pena conocerlo mejor.

Desde la psicología se han realizado algunos esfuerzos por comprender este fenómeno, como es el caso de la teoría triangular del amor de Robert Sternberg. En ella, su autor postula que el amor está compuesto por tres elementos básicos que forman un hipotético triángulo: intimidad, pasión y compromiso, y que las combinaciones de estos componentes producirán distintos tipos de relación.

Los ingredientes del amor

Los tres componentes mencionados, según cómo se combinen, darán como resultado hasta siete tipos distintos de amor o etapas en una relación. Estos tres ingredientes se definen de la siguiente forma:

  • Intimidad: se refiere a aspectos como el sentimiento de vínculo, conexión y cercanía, la confianza, el interés y el afecto hacia el otro, donde el clima de seguridad y aceptación mutua propicia la proximidad y las autorrevelaciones.
  • Pasión: es el deseo de unión con el otro, el impulso de estar y relacionarse física y/o emocionalmente con la otra persona, el deseo sexual o romántico y excitación psicológica, atracción física y también deseo de compartir.
  • Compromiso: consiste en la decisión de permanecer juntos, el sentido de responsabilidad que se deriva de ello, la aceptación de las obligaciones que conlleva, la creación y la implicación en planes de futuro, el cuidado de la relación y el mantenimiento del vínculo, etc.

Los siete tipos de amor

Como decíamos, las diferentes mezclas de ingredientes tendrán como resultado distintos tipos de amor o etapas en una pareja. Veámoslo en detalle.

1- Cariño o relación de cariño

Este tipo de amor es característico de las relaciones de amistad. Existen sentimientos de cercanía y confianza, y el vínculo, por lo general, se mantiene en el tiempo. El componente predominante aquí es la intimidad. Este tipo de relación no incluye pasión ni compromiso como pareja.

2- Encaprichamiento o flechazo

Conocido popularmente como amor a primera vista, tiene como componente fundamental la pasión, no existiendo ni intimidad ni compromiso. Este tipo de amor suele ser muy intenso, pero breve y superficial. Una relación puede comenzar de esta forma y posteriormente ir incorporando diferentes grados de los otros componentes, aunque a menudo empiezan y terminan en esta etapa.

3- Amor vacío

En este caso, aunque hay un compromiso por ambas partes de mantener el vínculo, no hay pasión ni intimidad, que pueden no haber existido nunca, como en las relaciones de conveniencia, o pueden haberse perdido, algo que suele ocurrir en relaciones de larga duración.

4- Amor romántico o enamoramiento

Ensalzado por la literatura y el cine, y plasmado en obras como Romeo y Julieta de William Shakespeare, el amor romántico representa ese estado idealizado de ensoñación, ese “estar en las nubes”, en el que el otro lo es todo para uno, y es considerado perfecto e ideal. Predominan la pasión y la intimidad, aunque no el compromiso.

5- Amor compañero o amor sociable

Es el tipo de amor que comparten a menudo las parejas que llevan mucho tiempo en la relación. Hay un gran cariño, interés por el otro y voluntad de continuar juntos, pero no hay atracción o deseo sexual. Es decir, hay intimidad y compromiso, pero no pasión. Es característico también de la amistades íntimas.

6- Amor fatuo o amor loco

Se da en parejas en las que existe un gran compromiso, motivado principalmente por una fuerte pasión, pero en las que no hay verdadera intimidad, compatibilidad o confianza. Puede expresarse en forma de “bodas relámpago”, y es característico de personas con problemas de autoestima y autoconfianza que tienden a entablar relaciones de dependencia emocional.

7- Amor consumado o amor completo

Representa la forma ideal y más completa de amor, y como puede intuirse, reúne los tres componentes: intimidad, pasión y compromiso. Hay conexión, apoyo, sentimientos de confianza y seguridad, atracción, deseo sexual, interés, responsabilidad mutua y voluntad de conservar el vínculo. Es el arquetipo del amor, aquel al que todo el mundo aspira, y según Sternberg es el tipo de amor con más posibilidades de perdurar.

La naturaleza del amor

Los tres componentes básicos, al igual que los tipos de amor, no son una cuestión de todo o nada, ni tampoco son estáticos o inmutables. Puede haber mucho (o poco) de un componente, y pasado un tiempo, lo contrario, dando lugar en la práctica a relaciones con matices y tipos intermedios o mezclas de tipos.

En cuanto a cómo pueden evolucionar los componentes, se considera que la intimidad aumenta con el tiempo, debido al conocimiento mutuo que se produce por la reciprocidad de autorrevelaciones (es decir, cuanto más se conoce a la pareja, más aumenta la intimidad). Por otro lado, la pasión experimenta un crecimiento acelerado al principio de la relación, y podría decaer con el tiempo. El compromiso, por su parte, tiende a ir en aumento, a medida que la interdependencia entre los miembros de la pareja crece. Todo esto, no obstante, también va a depender de cómo evolucione la relación, la historia de acontecimientos que viva la pareja, etc.

Una relación es un fenómeno dinámico, y pasa por lo tanto por diferentes fases o etapas a lo largo del tiempo. Una relación que comience, por ejemplo, como un encaprichamiento, podría evolucionar en varias direcciones: podría dirigirse hacia el amor romántico, si se incorpora el componente de intimidad; o podría transformarse en amor consumado, al incorporar intimidad y compromiso, para pasar a amor compañero en caso de que se perdiera la pasión.

Sternberg, hablando del amor consumado o amor completo, señala que mantenerlo es más difícil que encontrarlo. En contra de lo que se suele pensar, para que una relación funcione y pueda sobrevivir al tiempo no basta con que exista un sentimiento de amor. Las relaciones necesitan atención, acciones específicas de dedicación y cuidado, disposición para el aprendizaje y una actitud general de responsabilidad e implicación.

Amor o no amor, esa es la cuestión

Cuando ninguno de los componentes está presente, Sternberg habla de relaciones de “no amor”, y vendría a referirse a relaciones que se mantienen por otro tipo de factores.

Cabe señalar que existen también relaciones que pueden parecer amor, interpretarse erróneamente como amor, o que a pesar de incluir algunos de los componentes señalados por Sternberg, constituyen formas disfuncionales y dañinas de relación. Hablamos de las conocidas popularmente como relaciones tóxicas. Se trata de relaciones en las que existe un fuerte componente de dependencia emocional, tanto por parte de uno de los dos miembros como por parte de ambos. Además, en estas relaciones pueden darse conductas de manipulación y control que generan sufrimiento y son un problema en sí mismo, pues ponen en riesgo la salud de quienes lo sufren y pueden tener serias consecuencias. En casos graves, como cuando existen amenazas o en situaciones de violencia doméstica, es muy importante que la persona que sufre el maltrato tome las medidas necesarias para protegerse y solicite la ayuda correspondiente.

Para intentar despejar las dudas acerca de lo que es amor y lo que no lo es, a continuación puedes encontrar algunas de las características del verdadero amor:

  • Es mutuo y correspondido.
  • Se basa en el respeto y la aceptación del otro.
  • Cada miembro tiene su propia autonomía y espacio.
  • No es una fuente de dolor o sufrimiento.
  • Es rico en diálogo y comunicación.
  • Es empático, bienintencionado y generoso.
  • Atiende a las necesidades de ambos.
  • No te victimiza ni te quita el sueño.
  • Se construye con el tiempo.
  • Es honesto y sincero.
  • Hay que trabajar en él.
  • Es realista.

La terapia de pareja

Así como el amor puede traernos bienestar, satisfacción y felicidad, los problemas de pareja y el desamor suelen implicar un gran sufrimiento.

En terapia encontrarás un espacio donde podrás expresarte libremente. Donde obtendrás apoyo y comprensión. Donde adquirirás herramientas y estrategias para afrontar adecuadamente los momentos difíciles. Podrás aprender a gestionar, junto con tu pareja, los inevitables conflictos que surgen en toda relación y, en definitiva, adquirir los recursos necesarios para disfrutar del amor de manera plena y sana.

Si quieres saber más acerca de la terapia de pareja, lee aquí.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)
Israel Castro

Israel Castro

Graduado en psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Estudiante de Máster en Psicología General Sanitaria en la Universidad Fernando Pessoa-Canarias (UFP-C),

Otros artículos que podrían interesarte:

El deseo sexual

¿Qué es el deseo sexual? Si consideramos al ser humano como animal que es, el deseo sexual se centra en la supervivencia de la especie

Leer Más >>