5 consejos para combatir el estrés

5 Consejos para Combatir el Estrés

Comparte en tus Redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El estrés es algo natural, común al ser humano y a otros animales. Es la reacción que presentamos ante una situación que instintivamente percibimos como “peligrosa”. Un conjunto de reacciones fisiológicas y mentales que han ayudado al ser humano a llegar con éxito hasta nuestros días.

¿Por qué es tan difícil reconocer el estrés?

El estrés pone en marcha ciertos mecanismos que aumentan nuestras facultades para poder superar situaciones que requieren un extra de esfuerzo, concentración, energía o fuerza.

En ocasiones pueden darse circunstancias concretas durante un período determinado de tiempo (por ejemplo, en época de exámenes o picos de mucho trabajo). El problema surge cuando esa etapa se perpetúa hasta alterar la vida de una persona causando graves problemas físicos y psicológicos.

El estilo de vida actual, marcado por ámbitos sociales, económicos y laborales muy exigentes, ha provocado que nos acostumbremos a un estado de inquietud o nerviosismo constantes.

El estrés puede quedarse contigo durante una larga temporada, e incluso llegar a cronificarse por diversos motivos: ya sea porque la situación que lo desencadena no cesa, o porque eres incapaz de interpretarla como algo dañino, reconocerla o afrontarla.

De alguna forma, se nos entrena desde la infancia para habituarnos al estrés. En el colegio, se les exige a los niños que maximicen su aprendizaje y lo enfoquen hacia múltiples ámbitos. En el trabajo, las jornadas laborales se alargan y la adecuación de la actividad se mide muchas veces de forma cuantitativa (cuánto más, mejor). Incluso el ocio se vuelve una imposición: hay que quedar con los amigos, cumplir con los deberes familiares y desarrollar una vida social lo más intensa posible.

La vocación natural del ser humano para adaptarse al medio provoca que nos habituemos, obligatoriamente, a un nivel de demanda desorbitado.

La convivencia con una sensación de ansiedad continuada hace que cueste mucho reconocer el estrés como algo dañino. Creemos que debe ser así, que es lo normal, y por tanto no nos planteamos que pueda o deba ser de otra manera.

Consejos para aprender a identificar y manejar el estrés

Afrontar una situación de estrés significa emprender un duro viaje, pero existen una serie de consejos que te serán de ayuda:

  1. El primer paso es reconocer la situación e identificarla como algo anómalo que atenta contra tu bienestar.
  2. Rebaja los niveles de autoexigencia. Cuando te acostumbras a convivir con las expectativas que tu entorno vuelca sobre ti, lo más probable es que acabes por interiorizarlas. A veces, el deseo irracional de cumplir con todo lo que consideramos un deber, crea metas irreales. La ansiedad originada por ese nivel de esfuerzo constante acaba convertida en un sentimiento de frustración, provocado por no llegar al propósito que nos hemos marcado. Tanto el camino (dominado por el nerviosismo) como el resultado (sensación de fracaso), traen aparejados múltiples problemas.
  3. Aprende a interpretar síntomas. Fases prolongadas de convivencia con el estrés pueden ocasionar diversos tipos de trastornos físicos y psicológicos. Insomnio, alteraciones del apetito, dolencias cardiovasculares y estomacales, cansancio, depresión o problemas de autoestima son algunas consecuencias negativas. En muchas ocasiones, los afectados no son capaces de asociar ciertas características con una sintomatología de estrés. Por ello resulta necesario detenerse, reflexionar y auto examinarse. Preguntarte desde cuándo duermes mal, por qué siempre estás nervioso o si han cambiado tus hábitos, puede darte una pista a tener muy en cuenta sobre cuál es tu estado anímico.
  4. Intenta verlo como una parte más de ti mismo. Tratar el estrés como a un enemigo contra el que debes luchar puede convertirlo en otro foco añadido de estrés. Asumir que es algo con lo que vas a coexistir, te colocará en la casilla de salida para empezar a manejarlo.
  5. Busca tu propia manera de afrontarlo. Pregúntate qué necesitas, qué te gusta, qué quieres. Pon el foco sobre ti mismo. Aprender a gestionar el estrés pasa por encontrar la fórmula que mejor se adapta a cada uno y sus circunstancias.  Aquí tienes algunas ideas que puedes probar:
    • Practica la asertividad: aprende a comunicar directamente qué quieres o sientes.
    • Conecta con la naturaleza: recorrer el bosque, pasear por la playa, ir a un parque… Está demostrado que acercarnos a la naturaleza nos ayuda.
    • Apúntate al mindfulness: disfruta de las experiencias mientras suceden.
    • Haz deporte: no importa cuál; corre, nada, monta en bicicleta, camina… Cualquier modalidad es buena si te hace sentir bien.
    • Medita: contacta con tu interior para poco a poco saber más de ti mismo.

Si el estrés puede contigo, pide ayuda

Cuando el estrés nos supera, la asistencia de un especialista puede ser vital. Soy Psicólogo en Las Palmas y trabajaré contigo para diseñar una terapia personalizada y tratar tu estrés, tu ansiedad o tus problemas de autoestima. En mi Centro de Psicología en Las Palmas encontrarás un espacio cómodo, seguro y tranquilo, donde tendrás la oportunidad de conocerte mejor.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Guillermo Orozco

Guillermo Orozco

Psicólogo en Las Palmas de Gran Canaria. Graduado por la UNED y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo. Experto en Terapia de Pareja y Terapia Online.

Otros artículos que podrían interesarte:

La otra cara del perfeccionismo - Psicólogo en Las Palmas

La otra cara del Perfeccionismo

Constantemente nos bombardean para mejorar nuestro rendimiento desde el día en que nacemos. Durante toda nuestra vida somos evaluados por padres, profesores, parejas, amigos y

Leer Más >>

¿Qué es la Agorafobia?

Si nos referimos al significado etimológico de la palabra, diríamos que la agorafobia es el miedo a los espacios abiertos. Por este motivo puede confundirse

Leer Más >>