¿Cómo subir la Autoestima?

Comparte en tus Redes!

Pero exactamente… ¿Qué es la Autoestima?

Este concepto ha sido discutido en la psicología por su ambigüedad, ya que diversos autores lo definen de formas distintas. Simplificando mucho, podríamos decir que se trata de un constructo que define la valoración que cada persona tiene de sí misma. Es el cómo nos sentimos respecto a nuestro comportamiento, habilidades, logros, fracasos, actitudes y aptitudes. Esta autoevaluación puede ir desde muy positiva hasta muy negativa. Es muy habitual confundir la autoestima con el autoconcepto, por lo que a continuación veremos su diferencia.

¿Autoestima y Autoconcepto son lo mismo?

El autoconcepto es el conjunto de atribuciones (ideas, creencias, conocimientos, habilidades, actitudes, y valores) que todos tenemos sobre nosotros mismos. Estas atribuciones definen quienes somos de una forma descriptiva, pero no valorativa ni afectiva. Es decir, una persona puede describirse a sí misma de forma positiva (autoconcepto) pero su valoración personal (la autoestima) ser negativa.

¿Dónde está el problema?

Cuando somos demasiado exigentes con nosotros y no nos valoramos, es probable que terminemos desarrollando una baja autoestima. Esta percepción distorsionada de nuestras capacidades nos limita y puede generar una profunda sensación de malestar. Cuando la autoestima está condicionada al éxito, a los logros o a la aceptación de los demás no es una verdadera autoestima. En ocasiones esta necesidad de sobresalir esconde profundos complejos que pueden venir de nuestras primeras experiencias emocionales. La sociedad actual nos presiona mucho para ser “la mejor versión de nosotros mismos”, lo cual inevitablemente nos lleva a la comparación. Nos empeñamos en alcanzar un imposible “yo ideal”, lo que nos conduce a la frustración y nuestra autoestima desciende.

Todo es cuestión de equilibrio y aceptación

Tener autoestima supone conocerte realmente y valorarte por el hecho de ser quién eres. Aceptarte con tus defectos y virtudes, de forma incondicional, sin creerte mejor ni peor que nadie, es síntoma de una autoestima sana. Cuando nos aceptamos y queremos tal y como somos, podemos empezar a crecer y mejorar nuestras vidas.

¿Qué puede causar una baja autoestima?

Diversos autores han consensuado que la autoestima se forma principalmente en nuestra infancia y adolescencia. Por ejemplo, la desaprobación de las figuras de autoridad, como los padres y maestros, ejercen una profunda influencia. Si has crecido escuchando que todo lo que haces está mal, es probable que terminases creyéndotelo. También es habitual que unos padres poco afectuosos provoquen que crezcas convencido de que no eres merecedor de afecto. En el extremo opuesto se encuentran los padres demasiado sobreprotectores que han impedido a sus hijos desarrollar sus capacidades. Esto hace que lleguen a creer de adultos que no valen nada como persona.

Otros motivos habituales de una baja autoestima en adultos pueden ser unas expectativas demasiado elevadas de los padres. También haber tenido dificultades en el aprendizaje temprano, incluso haber sido víctima de abuso. El acoso escolar, la violencia familiar o el abuso emocional afectan profundamente a la imagen que desarrollamos de nosotros.

Pero los problemas de autoestima no siempre se arrastran desde la infancia, algunas veces surgen en la adolescencia o en la juventud. Es en esta etapa cuando comenzamos a compararnos con los demás y a veces pensamos que somos inferiores. La valoración por parte del grupo de iguales en la adolescencia es crítica en el desarrollo de una autoestima sana. Si somos rechazados por nuestros iguales en un momento tan delicado, es posible que se desarrolle un problema de baja autoestima.

¿Tengo baja la autoestima?

Una baja autoestima acompaña a la mayoría de los problemas psicológicos y emocionales, siendo un obstáculo para el bienestar. La baja autoestima causa muchas dificultades en las relaciones sociales, laborales y familiares. Si alguna de estas afirmaciones encaja contigo, posiblemente tengas baja autoestima:

  • Prefiero no empezar ningún proyecto, ya que no valgo nada y no conseguiré llevarlo a cabo
  • Los demás siempre hacen las cosas mejor que yo, a mi me cuesta mucho hacer nada bien
  • Estoy convencido de que las cosas buenas que me han pasado se deben a la suerte, realmente no las merezco

Otros síntomas de baja autoestima son:

  • Falta de seguridad en mí mismo
  • No me siento merecedor de las cosas buenas de la vida
  • No me relaciono con los demás como me gustaría ya que pienso que no voy a hacerlo bien y me van a dejar de lado
  • No expreso mis gustos u opiniones por miedo a ser rechazado o por pensar que mis opiniones no tienen el mismo valor que las opiniones de los demás
  • Necesito la aprobación de los demás con mucha frecuencia
  • Me es casi imposible tomar la iniciativa
  • Me dejo pisar con facilidad ya que no me atrevo a imponerme cuando es necesario
  • Temo decir lo que siento ya no tal vez no les guste a los demás lo que digo
  • Casi nunca estoy contento con lo que hago ya que creo que podría estar mejor
  • La toma de decisiones se convierte en algo muy difícil ya que creo que decida lo que decida va a ser la opción incorrecta
  • Me dejo llevar por lo que decidan los demás, aunque sea de mi propia vida
  • Envidio la vida de los otros
  • Siento que no tengo nada que aportar
  • Pienso únicamente en mis debilidades sin reparar en mis fortalezas
  • Me siento evaluado casi constantemente en situaciones sociales
  • Me siento poco atractivo

Algunas Claves para subir tu autoestima

  • Evita compararte con otras personas
  • Descubre y confía en tus capacidades
  • Rentabiliza tu tiempo
  • Identifica los pensamientos negativos que te atormentan
  • Acepta tus verdaderas debilidades sin complejos
  • Cuando puedas, ayuda a los demás altruistamente
  • Y lo más importante… cuídate en cuerpo y mente

¿Cómo mejorar la autoestima con ayuda de un psicólogo?

Las líneas de intervención habituales que seguimos los terapeutas cognitivo-conductuales son:

  • Mejorar el conocimiento que el paciente tiene de sí mismo.
  • Aumentar la percepción de competencia. Es habitual que las personas no sean conscientes de sus capacidades reales.
  • Intentar ser más realistas en cuanto a lo que los demás piensan de la persona.
  • Es muy importante flexibilizar la importancia de las áreas y su comparación con otros.
  • Identificar y modificar las distorsiones cognitivas que se producen a lo largo de los puntos anteriores.

¿Qué lograrás con la terapia para una autoestima sana?

  • Desarrollar una base para alcanzar tus metas
  • Aumentar tu seguridad en ti mismo
  • Conectar con tus emociones y aceptarlas
  • Eliminar las creencias limitantes sobre tu imagen
  • Desarrollar la confianza en tus capacidades
  • Aprender a plantearte objetivos y trazar el camino para alcanzarlos
  • Superar la angustia y miedos
  • Abandonar la timidez
  • Cambiar hábitos autodestructivos
  • Dejar de auto sabotearte
  • Tratarte mejor y quererte más
  • Relacionarte con los demás con más confianza

Puedo ayudarte

Si te identificas con alguno de estos síntomas y crees que podrías sufrir de baja autoestima, consúltame ahora. Soy psicólogo especializado en problemas emocionales, ansiedad y depresión. Solicita tu primera entrevista gratuita y juntos descubriremos como puedes alcanzar una autoestima sana y empezar a disfrutar de la vida.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 5)