¿Cuáles son los Trastornos del Estado de Ánimo?

 In Psicopatología, Trastornos del estado de ánimo

Hablamos de estado de ánimo al referirnos a una emoción sostenida que da “color” a la manera en que percibimos la vida. Es el estado emocional subjetivo de cada persona, es decir, como se siente. Los trastornos del estado de ánimo se conocen también como trastornos afectivos. Afecto es el estado emocional que se expresa a través de gestos y expresiones faciales.

Todos nosotros, a lo largo del día, tenemos constantes subidas y bajadas en nuestro estado anímico. Los trastornos del estado de ánimo se caracterizan por la existencia de alteraciones emocionales que consisten en periodos prolongados de tristeza excesiva (depresión), de exaltación o euforia excesivas (manía), o de ambas (bipolar).

Reconocer las anomalías en este estado es muy importante ya que son uno de los problemas que más afectan a la población.

El diagnóstico del trastorno del estado de ánimo se realiza en los casos en que la tristeza o la euforia son demasiado intensas. Debe aparecer acompañado de otros síntomas característicos y de la limitación de la capacidad de llevar una vida normal a nivel físico, social y laboral.

Si únicamente se sufre depresión, se denomina trastorno unipolar. Otros trastornos del estado de ánimo, llamados trastornos bipolares, incluyen episodios de depresión que alternan con episodios de manía o hipomanía. La manía sin depresión (llamada manía unipolar) es muy poco frecuente. La hipomanía se distingue de la manía por la ausencia de síntomas psicóticos y por su menor grado de impacto en la funcionalidad.

El DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) agrupa en capítulos distintos los trastornos depresivos y los trastornos bipolares, ambos son trastornos del estado del ánimo.

Trastornos depresivos

Los trastornos depresivos se caracterizan por la presencia de un ánimo triste, vacío o irritable con cambios somáticos y cognitivos que afectan a la capacidad funcional del individuo. Entre los trastornos depresivos podemos destacar:

Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo:

Es un nuevo diagnóstico agregado en el DSM-5 para referirse a la presentación de irritabilidad persistente y episodios frecuentes de descontrol conductual extremo en los niños de hasta 12 años.

Trastorno de depresión mayor:

Estas personas no han cursado con episodios maníacos o hipomaníacos, pero han padecido uno o más episodios depresivos mayores. El trastorno depresivo mayor puede ser recurrente o un episodio único.

Trastorno depresivo persistente (distimia):

No existen fases de exaltación, y dura mucho más que el trastorno depresivo mayor típico. Esta variedad de depresión no suele tener gravedad suficiente para considerarse un episodio de depresión mayor.

Trastorno disfórico premenstrual:

Comienza poco después de la ovulación y remite tras la menstruación, teniendo un impacto funcional importante.

Trastorno depresivo debido a otra afección médica:

Distintas condiciones médicas y neurológicas pueden causar síntomas depresivos.

Trastorno depresivo inducido por sustancia/medicamento:

El alcohol y otras sustancias (intoxicación o abstinencia) pueden inducir síntomas depresivos.

Otro trastorno depresivo especificado o no especificado:

Cuando una persona muestra síntomas depresivos que no cumplen los criterios para los diagnósticos depresivos previos.

 

Trastornos bipolares

Se caracterizan por cambios inusuales en el estado de ánimo. Las personas a veces se sienten muy felices y “animadas” y son mucho más enérgicas y activas de lo habitual. Esto se llama un episodio maníaco. Otras veces se sienten muy tristes y “deprimidas”, con poca energía y son mucho menos activas de lo normal. Esto se conoce como episodio depresivo. Dentro de los Trastornos Bipolares encontramos:

Trastorno Bipolar I:

Este trastorno se caracteriza porque para su diagnóstico es necesario que, al menos, se haya presentado un episodio maníaco a lo largo de la vida del paciente. Suele ir acompañado de episodios depresivos e hipomaníacos.

Trastorno Bipolar II:

Este diagnóstico requiere de por lo menos un episodio hipomaníaco y un episodio depresivo mayor.

Trastorno Ciclotímico:

Durante al menos dos años, la persona experimenta episodios hipomaníacos y depresivos. No se debe llegar a cumplir nunca los criterios del episodio de manía, hipomanía o depresión mayor.

Trastorno bipolar inducido por sustancias/medicamentos:

El alcohol u otras sustancias (intoxicación o abstinencia) pueden provocar síntomas maníacos o hipomaníacos.

Trastorno bipolar debido a otra afección médica:

Diversas condiciones médicas y neurológicas pueden producir síntomas maníacos o hipomaníacos.

Otro trastorno bipolar especificado o no especificado:

Cuando la persona muestra síntomas bipolares que no se ajustan a los criterios para los diagnósticos bipolares mencionados.

 

Puedo ayudarte

Si crees que podrías estar sufriendo algún tipo de trastorno del estado de ánimo, haciendo que no puedas llevar la vida que deseas, es muy probable que pueda ayudarte. Soy psicólogo especializado en trastornos de ansiedad y del estado de ánimo, y tengo las herramientas que necesitas para alcanzar el bienestar que necesitas en el menor tiempo posible.

Solicita la primera entrevista gratuita sin compromiso y veremos juntos como superar esta situación que te está afectando.

 

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

que causa la depresiontrastorno de ansiedad generalizada