Trastorno de ansiedad por enfermedad: qué es la hipocondría

🤒 TRASTORNO DE ANSIEDAD POR ENFERMEDAD | HIPOCONDRÍA

Comparte en tus Redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Estás constantemente preocupado por tu salud y cualquier cambio físico te asusta?¿Crees que estás enfermo porque tienes sensaciones extrañas en tu organismo? Si este es tu caso, probablemente sufras un trastorno de ansiedad por enfermedad. Este trastorno, conocido comúnmente como hipocondría, se caracteriza por sufrir miedo y ansiedad excesivos a padecer y/o contraer una enfermedad grave.

Si quieres saber un poco más acerca de este trastorno, sus síntomas y las causas que lo originan, te invito a seguir leyendo y ampliando conocimientos.

¿DE QUÉ TRATA EL TRASTORNO DE ANSIEDAD POR ENFERMEDAD?

La hipocondría se manifiesta, por igual, tanto en hombres como en mujeres y suele aparecer en la edad adulta. Se considera trastorno de ansiedad por enfermedad cuando los síntomas persisten, al menos, 6 meses. Asimismo, la sintomatología perdura a pesar de haber acudido al médico y tener pruebas de que no tenemos ninguna enfermedad.

Llegados a este punto debemos aclarar un concepto básico en los pacientes de este trastorno. El miedo que sufren es completamente real, sin embargo, no son reales sus motivos. Es decir, la persona que padece hipocondría siente verdadero miedo y ansiedad por la enfermedad. No debemos minimizar su angustia ni creer que son conscientes de la exageración que presentan. En estos casos, los individuos con este tipo de trastorno, son completamente ajenos a la inexistencia de causas que refuercen su ansiedad.

Lo más habitual en las personas que tienen hipocondría es que interpreten erróneamente signos físicos (no patológicos) como manifestaciones de una enfermedad. Ya sea dolor de cabeza, palpitaciones, sudoración o un simple pinchazo en el brazo. Cualquiera de estos síntomas, para ellos, puede ser ocasionado por una enfermedad.

Veamos a continuación y, con más detalle, qué señales pueden hacernos pensar que nos encontramos frente a un trastorno de ansiedad por enfermedad.

SÍNTOMAS DE LA HIPOCONDRÍA

Como hemos visto, hay un factor básico en los individuos con hipocondría. La interpretación de molestias físicas, que nada tienen que ver con una enfermedad, como algo grave y dañino. Anteriormente hemos mencionado algunos ejemplos, como un dolor de cabeza o un ligero sarpullido. Aun así, no es simplemente eso lo que nos ha de poner en alerta, profundicemos en qué otra sintomatología presenta este trastorno.

  • Estas personas pasan la mayor parte del día preocupándose por su estado de salud. Pueden tomarse la temperatura, revisarse la lengua, las pupilas o buscarse marcas en la piel. Encontrar cualquier indicio que les revele que tienen alguna enfermedad es su obsesión.
  • Como comentamos anteriormente, al existir tanta preocupación y ansiedad, lo primero que hacen estos individuos es acudir al médico. Lamentablemente, al recibir diagnósticos que no les convencen, siguen intranquilos. Es habitual, incluso, que acudan a varios especialistas para pedir segundas y hasta terceras opiniones.
  • Las personas con trastorno de ansiedad por enfermedad invierten muchísimo tiempo en buscar información por internet. Intentan averiguar qué enfermedades pueden coincidir con sus síntomas. Qué otras señales indican la patología que pueden estar sufriendo y en qué han podido fallar los diagnósticos de sus médicos.
  • Lógicamente, la mayor parte del tiempo la dedican a hablar de su inexistente enfermedad. Comentan las sensaciones nuevas y viejas o las visitas a diferentes especialistas. Argumentan, con la información adquirida en internet, qué es lo que les pasa y qué enfermedad es la que tienen.

Es indiscutible que las señales que podamos observar en un momento dado, podrían estar relacionadas con un problema real. Así pues, resulta de vital importancia acudir al médico. Si definitivamente no padecemos ninguna enfermedad, ese diagnóstico nos tranquilizará. Si tenemos este trastorno, ni siquiera eso logrará apaciguarnos. Es en ese momento en el que tenemos que dar un paso más y acudir a un especialista en salud mental a fin de manejar esta situación.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD POR LA ENFERMEDAD?

Las personas que padecen hipocondría tienen un miedo real a padecer una grave e inexistente patología. A medida que se enfocan, de manera negativa, en las manifestaciones físicas normales, entran en un bucle de preocupación y miedo que es complicado detener. Por eso tenemos que ser conscientes de que estos pacientes no inventan síntomas de manera intencionada, sino que son incapaces de controlarlos.

En este punto nos preguntamos cuáles son las causas de la hipocondría ¿por qué hay personas que desarrollan este tipo de trastorno y otras no? ¿existe algún detonante que pueda generarlo? A continuación vamos a ver algunos de los motivos por los que un individuo puede desarrollar hipocondría. Una vez más, puntualizamos en que cada caso es distinto. Sólo podemos llegar al fondo de la cuestión a través de un especialista en salud mental.

  • Experiencias pasadas. Si hemos tenido que lidiar con una enfermedad grave en la infancia. Si ha fallecido algún familiar tras una larga dolencia. Quizás hayamos sufrido maltrato físico o abusos sexuales. Todas estas vivencias pueden empujarnos a desarrollar este tipo de trastorno. Estar más alerta a los cambios físicos y presentar un estado de ánimo ansioso alimentan este trastorno. Puntualizando que esto no implica que todas las personas maltratadas o que hayan vivido una muerte cercana vayan a sufrir hipocondría.
  • Historia familiar. Si hemos crecido en el seno de una familia que se preocupaba en exceso la salud. Muchos niños se crían en hogares en los que la presencia del médico, las exploraciones generales y distintos tratamientos son habituales. En estos casos no es de extrañar que hayan normalizado la ansiedad por enfermedad.
  • Beneficios secundarios. Cuando estamos enfermos, es normal que recibamos atenciones de nuestros seres queridos, esto puede ser altamente reforzante y llegar a crear cierta dependencia. Las personas con hipocondría podrían estar inconscientemente buscando recibir de nuevo esos cuidados que disfrutaban cuando estaban enfermos.
  • Creencias. Puede que resulte imposible tolerar la incertidumbre sobre percepciones inusuales que podrían llegar a ser molestas. Probablemente se malinterpreten síntomas y se crea que esconden mucho más de lo que en realidad implican. Todo nos lleva a pensar que existe una dolencia más grave.

TRATAMIENTO DE LA HIPOCONDRÍA.

Si padeces hipocondría, debes saber que los tratamientos psicológicos basados en terapias cognitivo-conductuales cuentan con un porcentaje de éxito realmente alto. Este tipo de sesiones están orientadas a conseguir que llegues a tolerar tu malestar y tus sospechas poco fundadas. Por otra parte, aprenderás valiosas técnicas para controlar la ansiedad. En general, lo que se pretende con ellas es que dejes de poner el foco en el padecimiento de una grave, pero inexistente, enfermedad.

Reestructuración cognitiva

Se trata de un conjunto de técnicas que usan el diálogo socrático y las pruebas veraces para validar las creencias. Te ayudará a reorientar los pensamientos irracionales hacia unas creencias menos catastrofistas. En el caso de la hipocondría, se centra en distinguir los errores por los que atribuyes funciones normales del organismo a una enfermedad. Por otra parte, te animará a poner el foco de atención en las manifestaciones saludables del cuerpo, para que tengas una percepción más real de ti mismo.

Técnicas de relajación

Hay que ser consciente de que la ansiedad sostenida en el tiempo puede llegar a generar graves problemas. Así pues, las técnicas de relajación son altamente recomendables para rebajar la elevada activación fisiológica propia de este trastorno.

Visualización de la muerte o enfermedad de riesgo

Con esta técnica, el especialista nos hará imaginar o recrear esos pensamientos negativos sobre la muerte o la enfermedad que nos aterran. El objetivo de este ejercicio es lograr que, al enfrentarnos de manera directa a nuestros miedos, estos pierdan poco a poco la capacidad de angustiarnos.

Exposición intereoceptiva

Esta técnica nos ayuda a exponernos a las sensaciones físicas que nos asustan para poder acostumbrarnos a ellas y ver que no están relacionadas con la enfermedad. Así normalizaremos los inumerables síntomas que todas las personas tenemos a diario en nuestro organismo, y que no son causas de ninguna afección.

BUSCA AYUDA PROFESIONAL

Como has podido ver, los trastornos de ansiedad por causas de salud implican preocuparse de manera excesiva por contraer una enfermedad basándonos en síntomas físicos normales. Ser consciente de ello es un gran primer paso. El siguiente es buscar un psicólogo especializado en este tipo de trastornos y empezar el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades personales.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Guillermo Orozco

Guillermo Orozco

Psicólogo en Las Palmas de Gran Canaria. Graduado por la UNED y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo. Experto en Terapia de Pareja y Terapia Online.

Otros artículos que podrían interesarte: