Tipos de Trastornos de Personalidad

👇 ¿Conoces los 10 Tipos de Trastornos de Personalidad?

Comparte en tus Redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Piensa un instante en tu forma de comportarte en situaciones complicadas, ¿a que podrías reconocer algunos momentos en los que tu comportamiento es poco lógico, rígido, desconfiado, agresivo, inflexible, sumiso, o incluso altivo? Estas conductas no solo nos afectan emocionalmente de forma negativa a nosotros, sino que afectan a nuestro entorno.

Por suerte, nos solemos dar cuenta rápidamente de estos comportamientos extremistas, y podemos rectificar o pedir disculpas si hemos molestado a alguien.

Sin embargo, para las personas que sufren un trastorno de personalidad, estos episodios se manifiestan durante toda su vida, en multitud de ocasiones y contextos diferentes. Y esto les suele llevar a sufrir enormemente, sin ni siquiera saber porqué.

En este artículo presentaremos las principales características de los trastornos de personalidad más habituales.

¿QUÉ SON LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD?

Podríamos definir los trastornos de la personalidad a partir de unos patrones desadaptativos de pensamientos, conductas, percepciones y sentimientos, que se manifiestan en la infancia y pueden mantenerse toda la vida, llegando a resultar altamente perjudiciales para el que los sufre y su entorno.

La forma de actuar de las personas con trastornos de personalidad difiere de lo que la sociedad entiende como normal. Los pacientes aquejados por este tipo de trastornos presentan modelos persistentes de conducta y pensamiento distintos de la mayoría, pudiendo llegar a ser extraños y molestos para el resto.

Quienes padecen trastornos de la personalidad, tienen dificultades en múltiples aspectos de su vida. Presentan pocas o nulas habilidades sociales y eso los lleva a tener obstáculos a la hora de establecer relaciones sanas.

Estos trastornos suelen aparecer en la adolescencia, aunque se prolongan en la adultez y, a pesar de que pueden aparecer periodos en los que remiten y les permiten llevar una vida relativamente adaptada, los síntomas persisten durante años.

En muchas ocasiones, las personas que sufren trastornos de la personalidad no lo reconocen puesto que, para ellos, su manera de sentir, pensar y actuar es normal. Lo más habitual es que, estas personas, piensen que los demás son los culpables de los problemas que tienen.

¿CUÁLES SON LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD?

A continuación, vamos a ver los 10 trastornos de personalidad más frecuentes, los cuales aparecen en el DSM-5 divididos en tres grupos:

Grupo A: Excéntricos, introvertidos, carentes de relaciones, extraños.

Trastorno de la personalidad paranoide

Las personas que presentan este trastorno muestran suspicacia generalizada. Desconfían de su entorno interpretándolo como malévolo. Estas personas se sienten vigiladas constantemente. Suelen aislarse al sospechar que les quieren hacer daño y están, continuamente, buscando indicios que refuercen sus teorías. Por este motivo, suelen romper fácilmente sus lazos cercanos ya que no discriminan entre cualquier individuo o su propia familia y amigos. No olvidan fácilmente los desaires y se sienten humillados con facilidad.

Trastorno de la personalidad esquizoide

Los individuos que sufren este trastorno se caracterizan por la inhibición de relaciones y actividades sociales. Son personas que muestran frialdad y desinterés por mantener relaciones sexuales e, incluso, formar una familia. Suelen elegir actividades solitarias y planifican su vida de manera que, el contacto con otras personas sea el mínimo. Apenas disfrutan de las actividades que realizan y muestran indiferencia a las alabanzas o críticas del resto.

Trastorno de la personalidad esquizotípico

Quienes padecen este tipo de trastorno suelen caracterizarse por mostrar una apariencia extraña. Se comportan de forma rara y su manera de hablar suele ser vaga, metafórica y con discursos elaborados. Presentan ideas paranoides y, por lo tanto, sospechan de su entorno. No tienen amigos íntimos, sólo se relacionan con familiares muy cercanos. A su vez, muestran una ansiedad social que no está motivada por el miedo al ridículo si no a miedos paranoides. Son individuos supersticiosos, con pensamientos mágicos y creen que pueden tener poderes o haber vivido experiencias paranormales.

Grupo B: Inestables emocionalmente, impulsivos, sensibles, extrovertidos.

Trastorno de la personalidad antisocial

Las personas que sufren este trastorno de la personalidad se caracterizan por vulnerar los derechos de los demás. Son agresivas, impulsivas, mentirosas y estafadoras con el fin de sacar provecho propio. Suelen desatender las peticiones de los demás y, por eso, tienen problemas para relacionarse. Asimismo, no prestan atención a la seguridad propia y ajena. Estos individuos no presentan remordimientos por sus malas actuaciones y esto los lleva a repetir sus actos sin sentimiento de culpa alguna. Quienes sufren de un trastorno de la personalidad antisocial, aunque a primera vista puedan parecer encantadores, en seguida revelan su carácter ocasionando problemas en el ambiente social y laboral. Este trastorno está ligado a personas con conductas criminales y suele manifestarse en torno a los 15 años (aunque no se puede diagnosticar hasta los 18 años).

Trastorno de la personalidad límite (TLP)

Los individuos con trastorno límite de la personalidad o borderline, presentan inestabilidad en sus relaciones. Tienen un profundo miedo al abandono, ya sea real o imaginario. En este sentido, suelen tener relaciones muy intensas que pasan de la idealización extrema, a la depreciación absoluta. Tienen dificultad para controlar su ira, sufriendo episodios explosivos de enfado, incluso llegando a las agresiones físicas. Manifiestan episodios muy cambiantes en su estado de ánimo, lo que en ocasiones provoca que confundan este trastorno con la bipolaridad. En los episodios de disforia, las personas con TLP sufren una sensación de vacío y pensamientos recurrentes de suicidio. En otros momentos pueden presentar actitudes impulsivas extremas tales como mantener relaciones sexuales indiscriminadas, conducción temeraria, dispendios económicos, consumo de alcohol en exceso, drogas, etc. Las conductas autolesivas como cortarse o quemarse son habituales en el TLP, y se usan como regulación emocional. También pueden aparecer ideas paranoides transitorias o síntomas disociativos graves cuando estas personas están sometidas a periodos de estrés.

Trastorno de la personalidad histriónico

Quienes conviven con este trastorno manifiestan un patrón de emotividad desmesurada. Necesitan ser el centro de atención en todo momento, utilizando para ello cualquier tipo de recurso. Por ese motivo, es frecuente que tengan una manera de vestir y mostrarse llamativa. A su vez, suelen presentar una actitud seductora inapropiada hacia los demás. Tienden a creer que las relaciones son más íntimas de lo que son en realidad. Muestran teatralidad y exageración de las emociones y son fácilmente sugestionables. Debido a esto, pueden tornarse más histriónicos si no consiguen la atención que desean de los demás y ello los llevará a ser menos aceptados, volviéndose un círculo sin fin de frustración y exageración.

Trastorno de la personalidad narcisista

Las personas con este trastorno manifiestan sentimientos de grandeza y se muestran prepotentes. Tienden a exagerar sus capacidades y esperan ser reconocidos por todos sus méritos. Creen que, al ser mejores que el resto, sólo pueden relacionarse con personas y en ambientes de alto nivel. A su vez, estos individuos muestran arrogancia y suelen tener envidia del resto o creen que les envidian a ellos. Utilizan a las personas en su propio beneficio y carecen de empatía. Sin embargo, son personas rencorosas que mantienen sentimientos de venganza con aquellos que no les han tratado como esperaban.

Grupo C: Desconfiados, con conflictos personales, temerosos, impacientes.

Trastorno de la personalidad por evitación

Las personas que padecen este trastorno se caracterizan por mostrar una fuerte inhibición social. Es tal la sensación de inferioridad que sienten, que les impide participar en actividades nuevas por miedo al ridículo y a entablar relaciones con otras personas, aunque sea en el ámbito laboral, al sentirse incapaces e inhábiles. Los individuos con este patrón de comportamiento realmente desean la interacción con los demás y aprecian las relaciones sociales. El problema es que le dan mucha importancia a las críticas y al rechazo, y esto les provoca una ansiedad insoportable. Para no sentir esa ansiedad, acompañada de la vergüenza y el miedo al ridículo, lo único que pueden hacer es evitar las situaciones sociales.

Trastorno de la personalidad dependiente

Los individuos que tienen un trastorno de la personalidad dependiente se sienten incapaces de cuidar de sí mismos. Tienen un apego exagerado y sufren tanto miedo a ser abandonados, que adoptan un rol de sumisión. Pueden llegar incluso a realizar actos desagradables para ellos mismos de forma voluntaria, como dejarse humillar o agredir físicamente. Estas personas presentan muchas dificultades para tomar decisiones propias sin la aprobación de los demás y, por miedo a perder su apoyo, les cuesta enormemente mostrar su disconformidad hacia los demás. Cuando terminan una relación sentimental, rápidamente buscan otra porque se sienten incapaces de cuidarse a sí mismos y creen que necesitan que alguien lo haga.

Trastorno de la personalidad obsesiva-compulsiva

Quienes padecen este tipo de trastorno de la personalidad muestran una excesiva necesidad de control, orden y perfeccionismo en todo lo que les rodea. Son inflexibles y rígidos hasta el punto de abandonar actividades, que se han propuesto, por el mero hecho de no cumplir sus propias exigencias (con frecuencia exageradas). Estas personas presentan dificultades a la hora de delegar tareas, exigiendo que se hagan a su manera y dedican muchas horas al trabajo, y no por problemas económicos. Aun así, suelen darle mucha importancia al dinero “por lo que pueda pasar”, mostrándose incluso avariciosos. Los individuos que sufren este trastorno muestran un excesivo recato hacia los valores y la moral que consideran correctos y no por motivos religiosos o culturales.

COMPRENDER LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD NOS AYUDARÁ A AVANZAR

El DSM-5 recoge otros trastornos de personalidad no especificados. Estos se aplicarían a individuos en los que predominan síntomas característicos de un trastorno de la personalidad, pero que no cumplen todos los criterios diagnósticos de ninguno de los trastornos aquí mencionados.

Con este breve resumen acerca de los 10 trastornos de la personalidad más frecuentes, acabamos este post, no sin antes aclarar que, la mayor parte de los seres humanos presentamos rasgos de este tipo de trastornos y eso no significa que padezcamos un trastorno mental.

Seguro que, durante el transcurso de estas breves descripciones, has reconocido a alguna persona, o incluso a ti mismo, en algunas de las características de los trastornos de la personalidad. Esto es muy normal, pero el hecho de que una persona tenga rasgos típicos de una personalidad determinada, no le hace tener un trastorno.

Si crees que tú o alguien cercano podría estar sufriendo un trastorno de personalidad, busca la ayuda de un profesional de la salud mental para la correcta evaluación, diagnóstico y tratamiento.

Recuerda que los trastornos de personalidad son problemas crónicos en su mayoría, y traen consigo numerosos problemas para el individuo y su entorno. Así que en ocasiones será necesario combinar la medicación con terapia psicológica durante periodos largos de tiempo para poder obtener resultados satisfactorios. La Terapia cognitivo conductual es la terapia de referencia para este tipo de problemas, al igual que en muchos otros.

En próximos artículos profundizaremos más en cada uno de los trastornos de personalidad, así como en sus características y tratamiento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Guillermo Orozco

Guillermo Orozco

Psicólogo en Las Palmas de Gran Canaria. Graduado por la UNED y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo. Experto en Terapia de Pareja y Terapia Online.

Otros artículos que podrían interesarte: